Imagen y concepto para un nuevo restaurante

La puesta en marcha de cualquier iniciativa empresarial requiere una planificación cuidadosa y un restaurante no es una excepción. El objetivo en la planificación de un restaurante es esbozar en el papel las ideas que lo conviertan en un negocio rentable y que cumpla las expectativas de los clientes, el propietario o los posibles inversores.

Un restaurante totalmente operativo parte de un concepto. ¿Qué es un concepto? El conjunto de ideas que constituye todo aquello que se percibirá como imagen del restaurante.

¿Por qué necesitamos un concepto bien definido? Porque nuestro objetivo es interesar o conectar con un público objetivo al que denominamos “target market” o “mercado objetivo”.

Una vez que hemos definido nuestra imagen a través del concepto necesitamos atraer a nuestro público objetivo, es decir, aquellos clientes potenciales que responderán favorablemente a nuestra idea o propuesta culinaria.

¿Cómo conseguimos atraer a nuestro público objetivo? A través de actividades de marketing.

Mensaje 1: El desafío en la creación de un restaurante es encajar en las necesidades y deseos de un público o mercado objetivo diferenciándonos de la competencia, siendo mejores que nuestra competencia.

¿Por qué necesitamos ser diferentes y mejores? Porque el negocio de la restauración es sumamente competitivo, continuamente tenemos a nuestro alrededor nuevas ideas, nuevos menús, nuevas propuestas gastronómicas, atmósferas más sugerentes.

Mensaje 2: Si nuestro restaurante no mantiene un alto nivel de competitividad otro se llevará nuestros clientes.

Mensaje 3: El desafío consiste en desarrollar un nuevo concepto, con la capacidad de adaptarse si la competencia u otras circunstancias a nuestro alrededor cambian.

Concepto restaurante

Además de todo lo anterior no olvide que el concepto incluye la personalidad del propietario, la apariencia del personal, la música, el ambiente y por supuesto, la oferta gastronómica y su presentación, logotipo, iluminación, etc.

Mensaje 4: Los elementos que deben trabajar en conjunto para conseguir una imagen atrayente son: Concepto – Ubicación – Menú – Oferta Gastronómica – Atmósfera o Decoración.

A continuación te ofrecemos 10 consejos que te ayudarán en el desarrollo conceptual de tu restaurante:

  1. Desarrolla un concepto que se diferencie suficientemente de tus competidores
  2. No desarrolles un concepto tan adelantado a tu tiempo que resulte difícil de comprender
  3. Procura que los precios de tu carta no estén fuera de mercado
  4. Presta mucha atención a los costes de los productos durante el diseño de tu carta
  5. Haz que tu concepto sea rentable
  6. Presta atención a las tendencias, los buenos conceptos se basan en ellas
  7. Es muy importante que tu concepto sea fácilmente identificable y claro, sin ambigüedades
  8. Inspírate en otros, pero cuidado, inspirarte no es copiar
  9. Asegúrate que tu concepto encaja en el entorno
  10. Demuestra que amas tu idea

La ambigüedad no favorece a la imagen de marca. Un concepto se ve fortalecido si se establece rápidamente una identidad, una temática, una personalidad que pueda se fácilmente recordada. El nombre del restaurante es parte de la imagen y debe indicar al cliente que debe esperar de ese establecimiento.

Mensaje 5: El nombre de un restaurante debe ser fácil de recordar, debe imprimir estilo y por supuesto debe ser fácil de pronunciar.

Cualquiera que sea el concepto o imagen de nuestro restaurante solo será un éxito si tenemos un mercado objetivo que lo apoye, clientes que estén dispuestos a desplazarse sin importar la distancia porque desean participar en la experiencia, el servicio, el ambiente, la oferta y por supuesto un precio perfectamente acorde a la calidad de nuestros productos y servicio.

Comenta y comparte con nosotros el concepto de tu restaurante

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *